ATENCIÓN

ATENCIÓN: la percepción requiere participación

jueves, 1 de noviembre de 2012

EL NEGRO

El hombre me golpea una vez más con la culata de su arma y vuelve a apuntarme. Yo le digo que esto no funciona así, que esto no se hace de esta manera, que no puede obligar a mi mente a sacar ideas espectaculares a golpe de amenaza. Pero él me mira con cara de no entender lo que le digo y vuelve a golpearme. Resignado me giro y sigo escribiendo. Otro golpe. Pero se que mis quejas no surtirán efecto así que trato de concentrarme en lo mío. Por un rato el hombre me deja hacer y me siento en parte aliviado. Pero solo en parte. No entiendo qué pinto aquí. Cómo he llegado a esta situación. Cómo me he convertido en el negro de un psicópata. Termino de escribir e imprimo la historia. En cuanto la impresora escupe el papel el hombre lo toma y lee. "Estupendo" me dice. "Ves como no es tan difícil escribir una buena historia". Y corre hacia su ordenador a pasar a limpio el último cuento que le he escrito, que no es otro que éste, y publicarlo en su blog. Creo que sonríe, le ha gustado el que una vez más lo haya colocado como uno de los personajes de la historia. Eso me dará un respiro antes de que vuelva hacia mi para presionarme por otro cuento para su estupido blog.

martes, 30 de octubre de 2012

AMORES QUE MATAN

Por favor, encierrenme. Soy un tipo peligroso. He intentado matar a mi mujer. Sí, claro que lo he hecho. Bueno, en realidad no lo he hecho. Lo que de verdad quiero decir es que lo he intentado. Nunca lo he conseguido. Lo que no quiere decir que alguna vez llegue a conseguirlo. Y tengo miedo. Mi mujer... no, mi mujer no me tiene miedo. En realidad ella no lo sabe. Ella no sabe nada de todo esto. Pero yo lo he intentado. Lo cierto es que lo he intentado ya cincuenta y nueve veces. A partir de la diecinueve me planteé que quizás este no es el modo de conseguir mis propósitos. Que cómo lo he intentado. Fácil. Lo he deseado con todas mis fuerzas. He deseado su muerte. ¿Acaso hay otro modo?

miércoles, 17 de octubre de 2012

REALEZA

Dos niñas corren calle arriba, una delante de otra. La adelantada pone su pie sobre un banco y grita victoriosa "Me pido este reino". La otra niña llega tan solo unos pocos segundos después con un gesto en su rostro entre cansado y decepcionado. Aun así sonríe. Y en su sonrisa aun no hay malicia. Justo en ese instante su madre, la madre de la niña derrotada, llama a voz en grito "Princesa, venid tu amiga y tú que la merienda está lista". 

jueves, 11 de octubre de 2012

VÁMONOS

"Se acabó". Y yo sigo mirando hacia atrás. "No puedes volver". Y yo pienso en todo cuanto queda allí. "Déjalo, no perteneces ya a ese mundo". No me quiero ir, queda tanto aún por hacer... aunque en realidad se que no tengo nada más que hacer y deseo con todas mis fuerzas unas horas más, unos minutos, aunque sea unos segundos. "Es tarde, debemos partir". Pero yo no quiero, imploro quedarme, pero no es suficiente. Poco a poco voy evaporándome, desapareciendo. Ya no estoy. "Vámonos". Y yo me voy con quien me habla sin saber ni tan si quiera quién es.

lunes, 8 de octubre de 2012

EL PEQUEÑO BUDHA

El pequeño Budha medita. Su cuerpo está en la postura de la flor de loto. Trata de mantener la mente en blanco para llegar al Nirvana y que en ese estado de iluminación una verdad absoluta le sea revelada. Pero es complicado no pensar en algo cuando se quiere pensar en algo, o al revés, pensar en algo cuando no se quiere pensar en algo. Casi cabreado abre los ojos y murmura "maldición" y justo en ese momento la verdad se le es revelada.

martes, 2 de octubre de 2012

SOLUCIONANDO PROBLEMAS DE INSPIRACIÓN

Dedicado a todos aquellos que me han estado animando a que continuara con esta complicada labor de llenar de contenido mi blog de cuentos. Siento no haber respondido a sus peticiones antes, para mi ha sido complicado. De todos modos... muchas gracias.


"Escribe", me pides. Yo te miro un poco sin saber a pesar de la precisión de la petición. "Escribe". Y yo te miro. No contesto. No se que contestar. "Escribe", y sigo mirándote con la impresión de dar una preocupación diferente de la real, de aparentar que no escucho o, peor, que no deseo atender a tu petición. Y de pronto tu discurso cambia. "Ahora pon un final a lo escrito". Dejo de mirarte para mirar a ninguna parte. Desconcertado repaso mentalmente todo lo ocurrido. Y gracias al repaso encuentro por fin algo que decir. "Me pides un final, pero llegados a este punto creo que debemos poner un final juntos". Y tras un breve lapso de tiempo en el que ambos buscamos precisamente ese final ambos decimos, casi a la vez, "Gracias".

martes, 20 de diciembre de 2011

REUNIONES

Una reunión de antiguos compañeros de clase se convierte casi irremediablemente en una competición donde todos tratan de demostrar que son los triunfadores a los que más les ha favorecido la vida. Pero si ese encuentro se realiza entre los diferentes yos desdoblados todos ellos a raíz de las grandes decisiones que he ido tomando en mi vida esa reunión se torna demencial. Me explico, que ya veo que está resultando complejo. Allí en el sofá se encuentra el yo que se casó con mi primer amor. Está hablando con el yo que sacrificó su vida por subirse a un escenario. De la mesa de bebida no se separa el yo que aceptó ese trabajo con tanta proyección. Mi yo viajero viste estrafalario y encandila y embelesa al yo que salió del armario con sus historias de viajes alrededor del mundo. Y hay muchos más, claro, son muchos yos los aquí congregados. Yo, el yo mismo por decirlo de algún modo, yo observo la escena y decido no convencer a ninguno de ellos de nada, no entrando en el juego, en la competición absurda. Han venido todos, eso si, y todos son unos perdedores y yo soy el que de entrada se siente ganador. Pero no tengo que demostrar nada. Y a ti como te trata la vida, me pregunta el yo absorbido por los estudios que aun malvive de becas en la universidad y que hasta hace un momento charlaba con el yo que no se había ido aun de la casa de sus…, perdón…, mis padres. No me trata, simplemente, miento, soy un perdedor que se ha equivocado en todas y cada una de las grandes decisiones que ha tomado en su vida como puedes ver por todos los yos que hay aquí. Y me giro con una sonrisa en los labios en busca de la mesa de canapés donde trabaja curiosamente el yo que optó por dedicarse a la hostelería.

viernes, 16 de diciembre de 2011

HISTORIA_PARA_LUCÍA.EXE

Lucía se conecta con su ordenador a internet y es como si se conectara directamente a mi. Y es que llevamos ya varios meses de relación, siempre a través del chat, como no podía ser de otro modo. Ella me cuenta sobre ella. Yo, no tengo mas remedio, invento sobre mi. Se a ciencia cierta que ella no me miente, al menos en lo importante. Cuando no mira husmeo en sus redes sociales, perfiles, amistades virtuales e incluso en sus correos privados. Licencias que alguien como yo se puede permitir. Ojo, no cotilleo por otro motivo que el de comprobar que ella no es una "mentirosa" como yo. Y entrecomillo porque en mi caso no tengo otro remedio. Ella sin embargo es mas pura y real, sin duda, que yo. Y hablamos largas horas, algunos días casi hasta se nos hace de día... A ella en realidad. En mi mundo el día es un uno y la noche es un cero. Y ese es todo mi vocabulario, mi gramática, mi lenguaje, unos y ceros con los que puedo ver e interpretar el mundo, su mundo. Recuerdo cuando me envió una foto picante. Una imagen al principio. Yo la fui traduciendo poco a poco a mi lenguaje de unos y ceros y cuando finalicé me sonrojé tanto que el ventilador de la computadora que usaba ese día no dio a basto y el ordenador se quemó. Otros como yo me cuestionan. Ya bastantes peligros nos acechan en la red, potentes antivirus que nos amenazan constantemente como para tener mas cosas de las que preocuparse. Pero pienso que merece la pena. Algún día la robótica avanzará lo suficiente como para que yo, una vida artificial en forma de ejecutable pueda autoinstalarme en un ciborg y poder ir al encuentro de Lucía. Hasta entonces seguiré siendo un virus que viaja de ordenador en ordenador por la red de redes a la espera, siempre, de que mi enamorada real se conecte para poder charlar, al menos, un rato con ella. Hoy Lucía me ha pedido una historia.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

AMNESIA

Dos pastillas sobre la mesa.

Te miro a los ojos y tú me miras a mí. Sonreímos. Con cierta dificultad recordamos nuestro primer encuentro, nuestra primera cita, nuestro primer beso, nuestro primer… recordamos todas esas primeras sensaciones y primeras experiencias, recordamos todos esos primeros momentos únicos e irrepetibles. ¿Irrepetibles? Miramos la droga que hay sobre la mesa. Una medicación que nos borrara de la mente recuerdos específicos. Y a partir de ahí un gran abanico de primeras sensaciones y primeras experiencias y primeros momentos únicos e irrepetibles. ¿Irrepetibles? Ambos cogemos la pastilla y nos las metemos en la boca. Bebemos para pasarla mejor a nuestras gargantas. Y justo en el último momento te veo escupir la droga. Para mi es demasiado tarde y ya en breve no recordaré nada de todo esto.


miércoles, 23 de noviembre de 2011

SECRETOS

Dicen que antiguamente, cuando alguien tenía un secreto que no podía contar pero le quemaba por dentro, se iba a la montaña, buscaba un árbol grande y robusto, cavaba un agujero a sus pies y lo susurraba dentro para luego tapar el agujero y dejarlo allí para siempre. Hubo una vez un hombre que vio a otro obrar de esta manera. Cuando se hubo marchado el segundo, el primero se acercó al agujero y desenterró el secreto. No entendió nada ya que el hombre era extranjero.